Final Fantasy III

1990 fue el año en que Final Fantasy III vio la luz, con esta nueva entrega se demostró que lo insuperable se puede superar, que lo imposible es posible, os hablamos de la revolución que causó este juego respecto a sus antecesores. 2 años se tardó en finalizar el proyecto y se realizó en un cartucho de 4MB éste juego fue la gota que colma el vaso y pronto ocupó los corazones de miles de japoneses; la música, el argumento, su fantástica realización y la aparición de los Moogles.
La paz del mundo de Final Fantasy III, protegido por los Cristales de la Luz, se encuentra amenazada por los efectos devastadores del gran terremoto. Los temblores han conseguido engullir los Cristales, poniendo en peligro la tranquilidad de sus habitantes. Parece que toda esperanza está perdida pero, tal y como reza la profecía, cuatro almas volverán a ser bendecidas y lucharán para restaurar el equilibrio perdido.
Cerca de la aldea de Ur, el destino guía a Luneth hasta un Cristal que cambiará su vida para siempre. Al mismo tiempo que la Luz del Cristal se desvanece, Luneth se embarca en un viaje en busca de de los otros tres elegidos que comparten su mismo destino: buscar los Cristales restantes y luchar para restaurar el equilibrio entre la Luz y la Oscuridad.