Vampiros

¿Leyenda o realidad? El sujeto: Vlad Tepes "el Empalador", mas conocido como Drácula
Fue uno de los príncipes rumanos q x sus diversas hazañas y su personalidad tan poco común, llamó la atención y ocasiono el interés d forma muy especial.
Para algunos historiadores, Drácula fue un heróico defensor de los intereses y la independencia de Rumania y para otros se trarta de un personaje k atormentaba, torturaba y mataba x pura diversion.
No se conoce con exactitud la fecha y lugar de nacimiento, pero se estima que fue en 1428 en la ciudad de Sighisoara (Transilvania). Su padre residía allí en una mansión que hoy todavía se conserva (Bran Castle). Ha pasado a la historia por su apodo Drácula (proviene de "Draculea", la terminación "ulea" en rumano quiere decir "hijo de", lo que podría traducirse como "El hijo del Diablo").
Reinó como príncipe de Velaquia en 1448; de 1456 a 1462, y finalmente en 1476, año de su muerte. El pueblo le puso como apodo también "Tepes" (Empalador) ya que esta era la pena capital a la que más era aficionado.
La trágica muerte de su padre hizo k se uniera a los turcos, adeversarios del asesino de su padre hasta ir separandose de estos y aliándose a su enemigo (táctica bastante práctica, ya q al no estar en el trono su único deseo era el de recuperarlo).
La verdad es que los vampiros son pura ficcion, aunk hayams creido en ellos alguna vez.
Pero la leyenda del conde Drácula y de sus congéneres tienen su origen en un fallo químico. Concretamente el que causa la porfiria.En esta patología unos compuestos químicos denominados porfirinas se acumulan en la piel, los huesos y los dientes. Algunas de estas porfirinas sufren una reacción química por acción de la luz, lo que da lugar a nuevos compuestos que destruyen los tejidos cercanos y, como consecuencia, la piel se recubre de ampollas y los huesos se corroen. Esto, en fases avanzadas, puede llegar a provocar desagradables mutilaciones en las que orejas y nariz aparecen como corroídas, los labios deformados, las encías descarnadas, etc. En el proceso también se produce una fuerte anemia, lo que provoca una gran debilidad y una palidez casi cadavérica. En definitiva, esta enfermedad reúne muchas de las características que se atribuyen a los vampiros, seres pálidos que necesitan vivir en la oscuridad porque la luz solar les debilita y corroe hasta destruirlos, y que necesitan sangre fresca para reponer la suya. Además, otra de las características típicas de los vampiros, el horror a los ajos, también puede estar relacionada con esta enfermedad. Parece que los ajos contienen sustancias químicas que pueden provocar que el efecto de la luz se haga más intenso y se agrave la enfermedad.